Publicidad
Comparte esto en:

Mala gestión y deudas de intendentes afectan a la comunidad.

La Contraloría General de la República (CGR) realizó una auditoría financiera y de cumplimiento a la Caja de Jubilados y Pensiones del Personal Municipal. Se investiga la gestión del ex presidente Bernabé Peralta, quien renunció bajo presión de los jubilados.

Durante la auditoría, se descubrió que las autoridades de la Caja Municipal intentaron callar a la legisladora que investigaba la administración del ente. Tanto Peralta como su sucesor, Venancio Díaz Escobar, atribuyen la mala gestión a la falta de pago de los intendentes por sus funcionarios. Aseguran que la institución necesita recaudar más de G. 8 mil millones mensuales para cubrir los haberes jubilatorios.

Publicidad

La situación financiera de la Caja de Jubilados y Pensiones del Personal Municipal es preocupante, ya que en algunos meses solo alcanzan a recaudar G. 7 mil millones, lo que genera un déficit en el pago de los beneficios. La presión de los jubilados y la investigación de la CGR han generado un clima de incertidumbre en torno a la gestión de la entidad.

Ante las acusaciones y presiones, Bernabé Peralta decidió renunciar a la presidencia del Consejo de la Caja de Jubilados y Pensiones del Personal Municipal. Esta decisión se tomó luego de las movilizaciones de los jubilados y la apertura de la auditoría por parte de la Contraloría General de la República, que busca esclarecer posibles irregularidades en la gestión del ente.

Publicidad

La falta de transparencia en la administración de la Caja de Jubilados y Pensiones del Personal Municipal ha generado preocupación entre los beneficiarios y la sociedad en general. Las denuncias de malos manejos financieros y presuntas presiones a legisladores para silenciar investigaciones han puesto en tela de juicio la credibilidad de la entidad.

Las deudas de los intendentes con la Caja de Jubilados y Pensiones del Personal Municipal son señaladas como una de las principales causas del déficit en la institución. Tanto Peralta como Díaz Escobar sostienen que el pago puntual de los aportes por parte de los municipios es fundamental para garantizar la sostenibilidad financiera de la entidad.

Ante las acusaciones de mala gestión y presión a legisladores, la Caja de Jubilados y Pensiones del Personal Municipal se encuentra en un momento crítico. La auditoría de la CGR y las investigaciones sobre posibles irregularidades ponen en entredicho la viabilidad financiera y la transparencia de la entidad, generando preocupación entre los beneficiarios y la sociedad en general.

Publicidad

Comparte esto en:
Publicidad

Publicaciones Similares

Deja un comentario