Publicidad
Comparte esto en:

El suboficial ayudante de la Policía Nacional Oliver Daniel Lezcano Galeano, de 21 años, y la estudiante del cuarto año de Derecho Ada Arasy Ruiz Díaz de Lezcano, de 25 años, se abstuvieron de declarar ayer, pero hablaron informalmente con los investigadores.

El policía, por ejemplo, dijo que supuestamente estaba tomando cerveza con sus amigos en Luque, aquella noche del 12 de enero pasado, cuando pidió un vehículo de Bolt.

Recién cuando subió al auto de Bolt se dio cuenta de que el chofer era el sargento primero de la Fuerza Aérea Paraguaya Líder Javier Ríos Cañete, de 27 años, a quien supuestamente ya conocía.

Oliver Lezcano alegó que el militar Líder Ríos le debía dinero

El policía mencionó a los investigadores que supuestamente el militar le debía dinero, por lo que discutieron durante el viaje hasta que lo mató cuando llegaron a la plaza España de Asunción.

Sin embargo, el relato del policía después ya fue cayendo en algunas incongruencias y detalles hasta fantasiosos, por lo que aún es difícil creer en su coartada y determinar el móvil del crimen.

El departamento de Homicidios de la Policía corroboró que, tras la ejecución, el cuerpo del militar fue llevado por el policía hasta la zona del club El Mbigua y que de ahí el suboficial ayudante fue a su casa del barrio San Vicente para lavar el Volkswagen Gol de la víctima, que después quedó abandonado a 1.800 metros de su casa.

Esa misma madrugada, el policía y su esposa regresaron a la escena del crimen con la camioneta Ford Explorer que utilizaban habitualmente, según las filmaciones que consiguió el departamento de Homicidios de la Policía, que a su vez finalmente pudo establecer la secuencia de hechos detallada en la infografía que acompaña este artículo.

Fantasioso relato del policía sobre el asesinato del militar chofer de Bolt

Comparte esto en:
Publicidad

Publicaciones Similares

Deja un comentario