Publicidad
Comparte esto en:

Colombiano que dejó sin ojo a un hombre en España es condenado a cárcel – FSN

Un ciudadano colombiano, identificado como Juan Camilo L.C., fue condenado a cuatro años de cárcel en España y a su expulsión del país cuando cumpla la pena, pues se encuentra en situación irregular, por agredir a un enfermero, que perdió un ojo, cuando le pidió que se pusiera la mascarilla en el metro.

Publicidad

El Periódico de España adelantó la sentencia, a la que este miércoles tuvo acceso Efe, en un caso con una notable repercusión mediática en España.

(Además: De modelos a mafiosas: estas son las mujeres involucradas en el desfalco a Pdvsa)

Publicidad

El ataque

La Audiencia Provincial de Madrid lo condenó por agredir a un enfermero en el metro de la ciudad en 2021 tras exigirle que se pusiera la mascarilla, cuando era obligatoria en el transporte público por el covid-19.

La justicia lo considera autor de un delito de lesiones dolosas porque quiso pegarle, pero sin pensar que le podía causar la pérdida de un ojo.

Además, decretó su expulsión de España por diez años una vez cumplida la pena y le ordenó pagar una indemnización de más de 76.000 euros a la víctima.

(También: Así fue como Latinoamérica se convirtió en campo de batalla entre China y Taiwán)

La Fiscalía había solicitado ocho años de prisión y más de 80.000 euros de indemnización, al entender que el enfermero sufrió una lesión con pérdida de un órgano principal que es irreversible.

El condenado, que entonces tenía 19 años, dijo en el juicio que sintió pánico y solo quería apartar a un hombre mayor que le había pegado, por lo que su letrada solicitó que fuera condenado por un delito de lesiones imprudentes, con la atenuante de consumo de sustancias estupefacientes.

El enfermero agredido reconoció en el juicio que le golpeó para apartarle después de haber sido agredido, pero cuando todo parecía que había acabado y el joven se iba, volvió sin que le viera y le golpeó en la cara.

(Le recomendamos: Trabajar legalmente en Estados Unidos: estos son los documentos requeridos)

La sentencia lo consideró responsable de un delito de lesiones dolosas con imprudencia grave, mientras que la Fiscalía veía voluntad deliberada en su conducta y la acusación particular le acusaba de tentativa de homicidio.

El tribunal sostuvo que la conducta del acusado fue dolosa en cuanto a la acción de dar un puñetazo, pero imprudente en lo referido al resultado final provocado, ya que el que le provocara el estallido del globo ocular era poco probable.

(Le invitamos a leer: Reforma pensional en Francia: arrecian los disturbios en décimo día de protestas)

Aún habiendo utilizado el acusado un teléfono móvil para golpear al enfermero, «no era altamente probable» que el impacto causara la pérdida de un ojo, señala.

Publicidad

EFE


Comparte esto en:
Publicidad

Publicaciones Similares

Deja un comentario