Publicidad
Comparte esto en:

Biden asigna millonaria ayuda a Intel para fábricas de microprocesadores.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció un paquete de incentivos de 20.000 millones de dólares para la construcción de cuatro fábricas de microprocesadores por parte de Intel en varios estados. Esto se enmarca en su política económica basada en proteccionismo y nacionalismo.

La Ley CHIPS, aprobada con apoyo bipartidista, busca impulsar la capacidad de fabricación de semiconductores en el país. El objetivo es fortalecer la cadena de suministro y garantizar la producción de chips avanzados a nivel nacional. Intel es la única empresa estadounidense que diseña y fabrica chips lógicos de próxima generación.

Publicidad

El Departamento de Comercio propone una financiación directa de hasta 8.500 millones de dólares para Intel. Además, la empresa podría beneficiarse de un crédito fiscal a la inversión y préstamos federales. Estas inversiones apoyan el plan de Intel de invertir más de 100 mil millones de dólares en el país y crear miles de empleos.

Durante su visita a una planta de Intel en Arizona, Biden elogió la importancia de la inversión en semiconductores. La secretaria de Comercio, Gina Raimondo, destacó que este acuerdo posicionará a Estados Unidos como productor líder de chips avanzados en el futuro. El CEO de Intel, Pat Gelsinger, enfatizó la importancia de la IA y la necesidad de contar con una cadena de suministro de semiconductores sólida.

Publicidad

Las inversiones de Intel se centran en cuatro estados: Arizona, Nuevo México, Ohio y Oregón. En cada ubicación, la empresa planea modernizar y construir nuevas instalaciones para aumentar la capacidad de producción de chips y tecnología de empaquetado. Esto generará miles de empleos directos e indirectos en la manufactura y construcción. La inversión total impactará positivamente en la economía local y nacional.

Biden destacó que estas inversiones son fundamentales para mantener a Estados Unidos a la vanguardia de la innovación en semiconductores. La legislación y los acuerdos alcanzados buscan brindar soluciones a la escasez de chips y fortalecer la independencia tecnológica del país. Las fábricas de Intel en los diferentes estados contribuirán al desarrollo de tecnologías emergentes y asegurarán la seguridad económica y nacional.

Publicidad

Comparte esto en:
Publicidad

Publicaciones Similares

Deja un comentario