Publicidad
Comparte esto en:

La corrupción en la cárcel de Puerto III

Desde 9.000 euros por una licencia hasta 15.000 por una tercera titulación. El supuesto catálogo de precios administrado por la trama corrupta en el penal de Puerto III, en El Puerto de Santa María, fue variado. La Guardia Civil de Cádiz investiga a un exdirector del centro y al actual administrador como presuntos cabecillas de esta red corrupta.

Ambos acabaron detenidos la madrugada del miércoles en un operativo liderado por el Juzgado de Instrucción Número 5 de El Puerto, según confirmaron fuentes cercanas al caso. Los agentes se desplazaron hasta el centro penitenciario de Puerto III -el mayor de los tres de la ciudad, con capacidad para más de mil presos- y hasta el domicilio de uno de los principales investigados para explorar una operación que acabó a finales de 2022 y que también involucra a otras tres personas que no son empleados de los establecimientos, pero que actuaron como colaboradores en la red de adquisición de beneficios penitenciarios.

Publicidad

La Guardia Civil estaba tras la pista de la trama después de que, a finales de 2022, una mujer denunciara que su pareja había solicitado autorización penitenciaria y, mientras ella esperaba la valoración, otro preso denunciara que podía ayudarla con la mediación del personal y previo pago de una compensación económica. Durante estos dos años, investigadores de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Cádiz reconstruyeron los movimientos de un grupo organizado que cobraba «desde 9.000 euros por la licencia y entre 14.000 y 15.000 por el paso de segundo a tercer grado”. Entre los dos investigadores principales se encuentra el exdirector de la prisión hasta 2020 y el actual administrador, uno de los cargos más importantes del centro.

Los detenidos están siendo investigados por presuntos delitos de utilización de secretos o información privilegiada, tráfico de influencias, prevaricación, cohecho, estafa y extorsión. La operación contra la trama de Puerto III estuvo dirigida por la Fiscalía Anticorrupción de Cádiz y contó con el apoyo de la actual directora del centro, Esther Serrano. “Su colaboración ha sido fundamental” desde la investigación. Instituciones Penitenciarias evitó dar detalles del caso y sólo insistió en la «plena colaboración» con las investigaciones.

Publicidad

La forma de cobrar los cabecillas, en efectivo, marcaba ya el prejuicio de sus principales clientes en una cárcel repleta de multitud de narcotraficantes del Estrecho y del Guadalquivir, tenedores habituales de dinero negro. Uno de los supuestos beneficiarios fue Isidoro M., alias El Oro, un conocido narcotraficante de Sanlúcar de Barrameda, también en la provincia de Cádiz, que estuvo encarcelado hasta los primeros meses de 2023. Isidoro M., según las investigaciones, supuestamente obtuvo el beneficio de prisión alegando que tenía fobia a ser encarcelado y logró recuperar su salud mental acompañado de un psicólogo privado y no del centro. “Fue ridículo”, señalan en la investigación.

El Doro ya era famoso en su ciudad gracias al patrocinio de conciertos -fichó al reguetonero Nicky Jam en 2019- y por su faceta como presidente de un modesto club de fútbol, la Unión Deportiva Algaida. Su salto al foco nacional se produjo cuando, en noviembre de 2021, fue detenido acusado de tráfico de drogas y lavado de dinero. Isidoro, entonces detenido por tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal, fue acusado de haber blanqueado al menos tres millones de euros procedentes del tráfico de drogas.

Esta nueva trama de corrupción, en este caso en prisión, con narcotraficantes entre sus principales clientes, pone el foco una vez más en la capacidad del narco del Estrecho para comprar favores. A la lista de policías y guardias civiles que acabaron enredados y detenidos por presunta vinculación con narcotraficantes -que buscan comprarles para acceder a información valiosa sobre investigaciones y operaciones-, se han sumado en los últimos años otros profesionales, como empleados municipales –está el secretario municipal de Jimena, detenido en 2019–, estibadores portuarios e incluso notarios, como el detenido en El Puerto en 2019.

Publicidad

Comparte esto en:
Publicidad

Publicaciones Similares

Deja un comentario