Publicidad

Los motores refrigerados por agua son más eficientes que los refrigerados por aire, utilizando un sistema con radiador, refrigerante, bomba de agua y otros componentes para controlar la temperatura y evitar daños.

Un bloque de motor refrigerado por aire es simple de producir, pero no enfría lo suficientemente eficientemente como para satisfacer las demandas de rendimiento modernas. Por esta razón, los automóviles utilizan actualmente un sistema de enfriamiento por agua que incluye un radiador, refrigerante del motor y una bomba de agua que presuriza el líquido caliente a través de mangueras y tubos del radiador.

El radiador de un automóvil opera con los mismos principios de transferencia de calor que un disipador de calor simple; el radiador contiene cientos de aletas para este propósito.

Publicidad

El tanque de entrada del radiador recibe líquido caliente del bloque del motor, que pasa a través de las aletas mientras los ventiladores forzan el aire entre ellas. Así, el radiador enfría el líquido caliente y lo devuelve a la temperatura de funcionamiento adecuada antes de enviarlo de regreso al motor.

Regulación de refrigerante caliente

El sistema de refrigeración del motor debe mantenerse adecuadamente para eliminar el exceso de calor mientras el motor está en funcionamiento. Una temperatura alta del refrigerante o un nivel bajo pueden ser problemáticos para el bloque del motor. Por lo tanto, se requiere un sistema de refrigeración por agua robusto y mantenido para controlar la temperatura.

Publicidad

Es importante inspeccionar y reemplazar periódicamente todos los componentes del sistema de refrigeración, como el radiador, las mangueras, los tubos, la bomba de agua y el tanque de reserva. Cualquier desperfecto en estos elementos puede provocar problemas graves en el motor debido al calor excesivo.

La bomba de agua

La bomba de agua es uno de los componentes de enfriamiento más importantes de un motor y puede ser un punto de falla. Impulsada por el sistema de distribución, presuriza el refrigerante y lo mantiene fluyendo a través del sistema a un ritmo adecuado.

Dado que la bomba de agua está en constante funcionamiento junto al motor, está sujeta a desgaste y eventual fallo. Es clave inspeccionarla regularmente y reemplazarla al primer indicio de problemas potenciales.

La tapa del radiador

Cuando el refrigerante se sobrecalienta, se expande creando una presión significativa. La tapa del radiador actúa como una válvula de liberación que se abre en el punto de máxima presión, normalmente establecido en 15 libras por pulgada cuadrada (psi).

Cuando la presión del fluido excede los 15 psi, la válvula se abre permitiendo que el calor se escape y que el exceso de refrigerante se desborde hacia los tanques a ambos lados del radiador. Una vez que el radiador se enfría, el refrigerante de los tanques de desbordamiento vuelve a ser aspirado por la bomba y continúa su recorrido por el sistema de enfriamiento.

Sistema de enfriamiento secundario

Los automóviles con transmisión automática requieren refrigeración de la misma manera, con un circuito de intercambio de calor integrado en el radiador. Este proceso de enfriamiento de la transmisión implica un intercambio de calor con el refrigerante, permitiendo que ambos líquidos se enfríen y se calienten de forma adecuada.

Además del sistema principal de refrigeración del motor, los automóviles suelen contar con un sistema de enfriamiento del aire acondicionado para regular la temperatura dentro de la cabina del vehículo utilizando un radiador más pequeño y refrigerante líquido.

Publicidad

Publicaciones Similares

Deja un comentario